· Oct 09, 2017 at 17:04
¿Qué puedo decir a Rubén? Precioso. Líneas que delatan pasión, como a mi me gusta.
Te confirmo que cuando me han enviado el vínculo a tu artículo tenía cierto miedo en abrirlo "¿será algún nuevo "iluminao" que pone el grito en el cielo porque llevamos a los niños a la vendimia?" Gracias que he abierto el artículo. De verdad, precioso, lo repito.
Yo no me inicié en la década de los 90 pero comparto todos tus sentimientos. Yo en esa década ya había visto un "no-se-qué" en la hija del capataz (de Vara de Rey por cierto)...
Te doy toda la razón en tu última afirmación. Pero tampoco te quito la razón en la penúltima y ¿qué quieres que te diga de algunas frases de tu texto como "el sonido del sudor..."? ¿Y en esa otra donde afirmas que en medio de una parcela de 40 fanegas todos somos iguales?
Enhorabuena Rubén.
Rubén Villanueva Díaz-Parreño · Oct 10, 2017 at 09:31
Muchas gracias por tu palabras!.Valoro especialmente la opinión de aquellos que habéis vivido las tareas del campo en primera persona. Un abrazo!