Rafael Socias · Sep 12, 2019 at 12:45
Ésta es una falsa idea muy extendida por el error de examinar el fruto del almendro como si sólo consistiera de pepita y cáscara. En este caso una variedad californiana como ‘Nonpareil’ puede tener un rendimiento del 60%, mientras que las variedades clásicas españolas como ‘Marcona’ y ‘Desmayo Largueta’ rondan el 25% y la más plantada como ‘Guara’ el 37%. Sin embargo, el fruto del almendro no sólo consta de pepita y cáscara, sino también de la piel exterior o mesocarpio que se abre en el momento de la maduración y que se suele eliminar en los conductos helicoidales que depositan las almendras en la tolva y que suele quedar sobre el suelo, siendo una aportación importante de materia orgánica y de potasio.

Si se consideran los tres elementos del fruto, ya estableció José L. Espada que el rendimiento en pepita de ‘Nonpareil’ se reduce al 10%, casi lo mismo que en ‘Marcona’ y ‘Desmayo Largueta’, mientras que para ‘Guara’ es el 23%, con lo que esta última resulta ser mucho más eficiente.

Además, las variedades de cáscara dura o semi-dura están adaptadas a las instalaciones industriales españolas, son más resistentes a insectos de la pepita y a la depredación por pájaros, así como mejor adaptadas a las condiciones de secano. Por todo ello, no sólo las variedades de cáscara blanda son menos eficientes que las de cáscara dura, sino que también están menos adaptadas a nuestras condiciones de cultivo.

Rafael Socias i Company - Centro de Investigación y Tecnología agroalimentaria (CITA). Gobierno de Aragón