Pedro Roncalés · Sep 20, 2019 at 13:46
Es totalmente cierto. Muchos de los nutrientes que aporta la carne se encuentran en otros alimentos en mucha menor cantidad y en proporciones no tan equilibradas. Este es el caso de la mayoría de las vitaminas del grupo B y similares, es decir, de todas las hidrosolubles salvo la C; y de los minerales, como el hierro y todos los micro- y oligoelementos (zinc, fósforo, molibdeno, cobalto, etc.) necesarios para el funcionamiento del organismo. Un filete de 100 g de carne fresca aporta una parte muy sustancial de nuestras necesidades de todos ellos, tanto vitaminas como minerales.

Por otra parte, la carne aporta algunas vitaminas de manera casi exclusiva, lo cual es una gran importancia nutricional. El caso de la vitamina B12 es el más destacable. Una dieta sin carne obliga necesariamente a tomar suplementos que contengan esta vitamina, que se suelen acompañar además de otras vitaminas del grupo B y micro- y oligoelementos como complementos nutricionales.

Pedro Roncalés Rabinal - Facultad de Veterinaria. Universidad de Zaragoza
roncales@unizar.es