Carlos Zaragoza · Nov 08, 2019 at 13:41
La respuesta es sencilla: muy pocas.

En realidad, habría que haberse planteado mucho antes otra pregunta: ¿Fue la agricultura sin laboreo (luego llamada de conservación) un invento de la Monsanto?

Aunque había aparecido en los años 60 con el paraquat en Inglaterra, fue una gran oportunidad para el glifosato. Con ella se consiguió vender cantidades ingentes de producto pero además dando la imagen científica de que lo que se pretendía era conservar la materia orgánica del suelo, reducir la erosión, los costes, las emisiones de CO2, etc… que son muy buenas razones y por eso consiguieron un público entusiasta.

Creo que para ello se ignoraron u ocultaron cosas y se exageraron otras. Entre ellas se puso el énfasis en las desventajas del laboreo del suelo. Todo ello condujo a crear una generación de agricultores “glifosato-dependientes”.

Ahora habrá que tratar de salir del atolladero y buscar alguna solución al problema de las malas hierbas en la agricultura sin laboreo, hasta que, como diría un agrónomo americano, la poderosa industria química invente y desarrolle un herbicida tan eficaz como el glifosato, pero esta vez más seguro para los seres humanos y el medio ambiente.

En principio debemos tratar siempre que nuestro campo esté razonablemente limpio de malas hierbas, con un banco de semillas bajo, lo cual obliga a estar siempre vigilante. En estas condiciones se puede hacer siembra directa en herbáceos extensivos, pero evitando que entren semillas de fuera. Para ello es siempre necesario que la cosechadora lleve detrás un sistema para evitar la lluvia de semillas de malezas (P. ej.: el vallico Lolium rigidum).

Aunque vaya contra la “religión del no-laboreo”, si queremos hacer siembra directa sin usar glifosato, no tendremos más remedio que utilizar algunas labores que pueden ser superficiales. Por ejemplo, el pase de una cuchilla, cultivador ligero o grada de varillas flexibles, con o sin rulo (molón) detrás, puede dejar el terreno limpio y apenas se altera el suelo.

La piroescarda, desherbado térmico o “weed flaming”, es decir el uso de los quemadores de gas y aparatos infrarrojos puede ser un método (más caro) a emplear para la limpieza del suelo sin removerlo antes de la siembra, emitiendo CO2 pero sin dejar residuos en el suelo. Aunque también hay hierbas que resisten el fuego y la mayoría rebrotan si no se queman en estados iniciales de desarrollo. Ver máquinas en Internet: Ferro SA, Fisher Agro, Hoaf, Industrias David… Recomendamos también la lectura de los trabajos de S. Knezevic sobre el tema.

Se puede manejar el rastrojo con una formulación del clásico herbicida hormonal (2,4.-D) en presiembra, pero su acción será exclusivamente contra dicotiledóneas. Algunos herbicidas de contacto tipo carfentrazona (de empleo autorizado en vías férreas, caminos y áreas no cultivadas) quizás pueda ser autorizado en el futuro para este uso (aunque las malezas perennes pueden rebrotar).

Si se prohíbe el glifosato y se pretende seguir haciendo siembra directa en cereales será imprescindible contar con los herbicidas autorizados en preemergencia y de postemergencia precoz, que pueden ser excelentes herramientas si se utilizan con conocimientos: información y sentido común. Recomiendo la atenta lectura del Boletín Fitosanitario de Avisos e Informaciones del Gobierno de Aragón (concretamente el no. 5 de septiembre- octubre, y el no. 6 noviembre-diciembre de 2019). Hay que asumir también que ello acarreará un coste superior a la siembra directa con glifosato, como han calculado Pardo y Martínez (2019) en España.

Como ahí se indica algunas especies (Vulpia, Bromus) sólo pueden ser bien controladas con alguna labor esporádica de vertedera. ¡Y eso disponiendo todavía del glifosato!

Así que si éste desaparece se acabaron los buenos tiempos del “no-laboreo”…y habrá que volver al viejo ”semi-no- laboreo”.

Carlos Zaragoza Larios

Referencias:

Datta A., Knezevic S. 2013. Flaming as an Alternative Weed Control Method for Conventional and Organic Agronomic Crop Production Systems: A Review. Capítulo (PDF Disponible) en Advances in Agronomy 118:399-428·

Pardo G., Martínez Y. 2019.Conservation agriculture in trouble? Estimating the economic impact of an eventual glyphosate prohibition in Spain. Planta Daninha 2019;v37:e019197994.[http://www.sbcpd.org]

Carlos Zaragoza Larios - Centro de Investigación y Tecnología agroalimentaria (CITA). Gobierno de Aragón
carloszaragozalarios@gmail.com